¿Por qué es inútil votar en blanco en Colombia?

¿Por qué es inútil votar en blanco en Colombia?

 

Andan diciendo por ahí que lo mejor para las elecciones de 2014 es votar en blanco. ¡Obvio!, qué más va a decir la gente, si las cabezas de lista no son sino los mismos políticos de siempre, obteniendo los votos de siempre y arrastrando a los mismos de siempre a sentarse en sus sillas de siempre, a ganar lo de siempre haciendo lo de siempre.

Piénselo de esta forma: Usted, ciudadano de a pie, común y corriente, hastiado como todos de la clase política tradicional, de las mafias del poder, de los señores Corzo, Barrera, Gerlein, Serpa, Uribe, entre otros tantos desvergonzados, decide, con amor de patria, ejercer su derecho y votar en blanco para las elecciones del otro año. Se sentirá usted mejor que si ha votado por cualquiera de los anteriormente nombrados, de eso no hay duda, pero pregúntese qué pasará después.

Vamos por partes. Primero, las elecciones legislativas. Como usted no va a votar por los mismos de siempre, decide votar en blanco. Miles de personas, igualmente indignadas, votan en blanco y el voto en blanco resulta triunfador. Imagínese que la norma dice que después de que esto pase, tendrán que repetirse, por una sola vez, las elecciones, y, las listas inscritas que no hayan logrado superar el umbral, no podrían volver a inscribirse. Pregúntese usted cuáles serán las listas que no lograrán superar el umbral, si son las de los partidos tradicionales o las de partidos políticos pequeños, minoritarios o en oposición. Usted es colombiano, ya se imagina la respuesta. Pero dejémonos de suspicacias y asumamos que las listas del Partido Conservador, del UCD, del Partido Liberal, no logran superar el umbral. Justo castigo, diría usted, que no se vuelvan a presentar con las mismas listas. Pero figúrese que la norma dice que solo podrían inscribirse nuevas listas en los diez días siguientes a la primera elección. Adivine quién tiene la plata y la maquinaria política para conformar una nueva lista en diez días, si los de siempre o si otros nuevos. Imagínese, si estas son las primeras listas, la calaña de gente que entraría en las segundas, evidentemente apadrinada por los mismos gamonales político-electorales previamente quemados. Y la cereza que corona el pastel: si en las segundas elecciones gana de nuevo el voto en blanco, no gana. No es un chiste de mal gusto; en la segunda elección, el voto en blanco no puede ganar porque así lo haga las curules se repartirán empezando por la lista que haya obtenido el segundo lugar en votaciones. Adivine a quiénes les van a tocar esos 24 milloncitos.

Vamos ahora con las presidenciales. Usted ve cómo Santos ha entregado el país a las multinacionales, a la guerrilla, al castro-chavismo, depende desde qué postura ideológica lo mire. Lo que si no depende es que Santos ha gobernado mal y usted seguramente no va a votar por él. Pero tampoco va a votar por el títere Zuluaga, a quien usted no conoce y que además tiene cara de mal tipo. ¿Votar por la izquierda? Tienen al menos cinco candidatos en este momento, ninguno con posibilidades reales de ganar. Sea sincero, usted no se va a tomar el tiempo de leer qué propone cada uno, si ya sabe que ninguno va a ganar. Entonces usted terminará, ya sea en primera o en segunda vuelta, votando en blanco. Y dice la norma que si gana el voto en blanco en una elección unipersonal, no podrán inscribirse los mismos candidatos para la segunda elección. Imagínese entonces quiénes se van a inscribir. Si en la primera elección tenemos un panorama tan confuso, en la segunda no podemos esperar líderes más capaces, ni más carismáticos, ni más nada.

Hay dos criterios para estudiar juiciosamente los sistemas políticos a lo largo de la historia. Uno de ellos es la legalidad y el otro la legitimidad. De dónde proviene cada una, para qué le sirve al gobernado, para qué al gobernante, son asuntos que han tratado la mayoría de los autores clásicos de la teoría política. El voto en blanco pretende entregarle legitimidad a la democracia mediante un mecanismo legal. Pero lejos de hacerlo, las artimañas de los honorables padres de la patria, hicieron del voto en blanco un sistema para conservar el poder en la legalidad, sin importar la legitimidad. ¿Qué tipo de legitimidad puede tener un Congreso cuyos movimientos hayan perdido, hasta dos veces, las elecciones contra el voto en blanco? ¿Qué tipo de legitimidad puede tener un Presidente que ha llegado ahí, prácticamente, por descarte?

No sea perezoso, tómese el trabajo de leerse las propuestas y los programas de cada uno de los candidatos, de cada una de las listas, seguro encontrará cosas interesantes. Si no le gusta nada, en últimas láncese usted, pero entienda una cosa:.

Referencias:

Acto Legislativo 01 de 2009, especialmente el Artículo 9. (http://goo.gl/J9iA4L).
Preguntas frecuentes sobre el voto en blanco, Registraduría. (http://goo.gl/1M6aCD).
La verdad sobre el voto en blanco, video. (http://goo.gl/rcyo27).

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 




Todos los Derechos reservados 2012. Edición de plantilla por RHK WebSites Medellín - Colombia. Info RHK WebSites